Protege a tu Circulo Social

imgres-1“En aquel tiempo los discípulos vinieron a Jesús, diciendo: ¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?  Y llamando Jesús a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos. Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe.” Mateo 18:1-5

En un mundo de desconfianza y dolor es común no desear abrir nuestro corazón a cualquier persona. Entonces, como saber quien es quien? Como poder abrir los brazos y dar la bienvenida a nuevos individuos a nuestro círculos sociales? El no hacerlo nos privaria de grandes privilegios divinos. Es este pasaje Biblico, Jesus el que conoce los corazones, nos da la respuesta, y nos recuerda de los preciosos beneficios en hacerlo.

1) Es importante que recibamos a aquellos que se conducen con humildad y paz. Personas no afanadas por el diario vivir, pues al igual que un niño que confía en el poder y habilidad de sus padres en suplir sus necesidades, el o ella está confiado en el Poder de su Padre Celestial. Jesus categoriza a este tipo de personas como las de mayor estima. En cambio una persona llena de afán, estresa la vida de los demás, y usualmente es una persona que abusa emocionalmente de otros. Excusandose en el afán del diario vivir, al igual que Marta, no permite que los demás vivan en paz confiando en Dios.

2. La Biblia nos advierte: “No os dejéis engañar: “Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.” 1Corintios 15:33  No importa quien sea la persona, o si tiene gran influencia, si esa persona no es como un niño, entonces, esa persona es “una mala compañia” que corromperá tu dependencia de Dios.

3. Ahora, es necesario saber que aquella persona que ha dejado de manipular su vida y la vida de los que le rodean, a esa persona, es digna de ser recibida en el amor de Dios. Esta persona transformada, recibe tal respaldo de parte de Dios que el no dice: “Y cualquiera que reciba en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe.” v.5

Es este dia, date la oportunidad de confiar en tu Padre Celestial, deja que tu confianza y Fe en El te tranformen en un niño. Te aseguro que en la condicion de nino, encontraras a tus mejores amigos!!!

 

Advertisements

Escucha la Voz de Dios

escucha“8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos… Hechos 1:8-9

 Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.”Hechos 2:2-4

REFLECCION

El pasaje de la promesa y el pasaje de promesa cumplida; estos pasajes son muy conocidos en el mundo Cristiano. El verso 8 es la última vez que los discipulos escuchan a su Maestro hablar cara a cara, igual como lo habían experimentado por 3 años y medio. Recibieron instrucciones de El, y en siguiente capitulo esa promesa se cumple. De allí en adelante los apóstoles, tenían la tarea de descubrir que era ser guiado por el Espiritu de Dios, el Consolador. Que sería ya no escuchar del Maestro? Como escucharían la Voz del Espirtu? El libro de los Hechos, nos muestra como estos hombres de Dios, empezaron un caminar por Fe, pero al igual que nosotros, también vemos como en su caminar hay faltas, decisiones que tomaron sin tomar en cuenta la guianza del Espiritu. Es importante identificar en la Escritura cuales son los ejemplos de obediencia, y cuales no son. Poner atención y cuidado a lo que leemos, nos evitará mal entendidos y confusiones.

Oracion:

Padre gracias por tu Palabra, gracias por la sabiduría e inteligencia que me das, permiteme hacerme responsable por la lectura y meditación en ella. Permiteme deleitarme en tu Verdad y ser ejemplo vivo de tu Poder. En tu nombre Señor. Amen