En la Obscuridad de la Noche

Posted: March 23, 2014 by Dr. Jenny Lopez Lowe in Coachella, Devotions

IMG_3071

“POR las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma: Busquélo, y no lo hallé.2 Levantaréme ahora, y rodearé por la ciudad; Por las calles y por las plazas Buscaré al que ama mi alma: Busquélo, y no lo hallé.3 Halláronme los guardas que rondan la ciudad, Y díjeles: ¿Habéis visto al que ama mi alma?4 Pasando de ellos un poco, Hallé luego al que mi alma ama: Trabé de él, y no lo dejé, Hasta que lo metí en casa de mi madre, Y en la cámara de la que me engendró.5 Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalem, Por las gamas y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera.” Cantar de Cantares 3:1-5

REFLECCION: Una noche sin obscuridad, no es noche. Preguntaselo a los europeos, cuya noche no empieza a obscurecer hasta como 10pm!! Imaginate noches con la luz del día… el sueño de muchos… En verdad…NO. Noches sin obscuridad nos instarían a no descansar del trabajo físico y material. Aunque la obscuridad de la noche significas, poner pausa a los afanes del mundo, también significa SILENCIO, SOLEDAD, DESCANSO, y ESPACIO PARA PASAR TIEMPO CON NUESTRO AMADO. Sabes que EL no está allí cuando la obscuridad de la noche no te brinda descanso, ni paz. Cuando la obscuridad de la noche, opaca tus sueños, tus anhelos y la ansiedad y frialdad encuentran lugar en tu alma. Si eso te ha sucedido, no sigas pasando noches obscuras y solitarias. Levantate busca al que ama tu ALMA. No lo dejes ir. Levantate, esfuerzate, no será conveniente; te incomodará. No te entenderán. Cuando te alejas de su presencia, de su Paz, no tendrás descanso hasta volver a estar en sus tiernos brazos llenos de misericordia y fortaleza. Dice este pasaje…”por las noches busqué en mi lecho… rodie la ciudad, por las calles, por las plazas… pregunté a los guardias… Y al fin lo hallé…” Y tu por cuantas noches insistirás en encontrarlo? Hasta donde irás a buscarle? A quien le preguntarás? NO TE RINDA…LO ENCONTRARAS.

Oración: Padre, Amado, gracias por la obscuridad de la noche, por las dificultades de la vida, por los fracasos… durante esos momentos de tinieblas,  es que tu presencia ilumina mi alma. Gracias por amarme, apesar de todo, gracias por tu fidelidad, y por que sé que sin Tí no soy.

Advertisements

Leave a Comment

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s